Blog

Blog

Censo 2015
13/01/2016

PROTECTORA DE ANIMALES Y PLANTAS DE MÁLAGA

Estamos ya en el 2016 y el Refugio sigue a más del 300% de su capacidad, y sin contar la muy extensa red de casas de acogida, dirigidas y controladas por voluntarios súper comprometidos. 
Si de algo, aparte de la gran labor social y de recoger y ayudar a muchísimos animales abandonados, puede enorgullecerse la “Prote” de Málaga, es de contar con un voluntariado comprometido y generoso, con unos padrinos de lujo, Dani Rovira y Vanesa Martín, con actores como Clara Lago y Pablo Puyol que también nos apoyan y no podemos olvidar tampoco la ayuda incondicional de los medios, porque gracias a ellos y a las redes sociales, el Refugio y su labor es cada vez más conocida. Mención al Ayuntamiento de Málaga, socio de honor de la Protectora, y a su ayuda constante ante los muchos problemas que siempre tenemos y agradecer igualmente a la Diputación la ayuda que nos presta.
Es obvio que seguimos sobrepasados y que esta situación no se arreglará nunca hasta que la esterilización sea obligatoria, hasta que se controle y prohíba la caza con animales: en el refugio hay casi trescientos perros de caza, la mayoría recogidos en condiciones extremas de malnutrición y abandono, otros entregados por los propios dueños en no mejores condiciones; por supuesto, la inmensa mayoría sin chip.
Las camadas de perros y gatos tirados a los contenedores es otro triste capítulo del día a día de la Protectora, el abandono de animales viejos o enfermos; y en estos últimos días del año, la pirotecnia ha contribuido con un gran número de perros y gatos atropellados por huir aterrorizados de los petardos. Algunos, gracias al chip, han podido volver a sus casas… insistir en la necesidad de “chipear” a los animales, no sólo porque es a lo que obliga la ley, sino porque es la mejor manera de conseguir que sean recuperados. Una vez más, pedimos que se prohíba la venta de petardos y que los fuegos artificiales sean sustituidos o por globos de colores o por pirotecnia sin ruido.
En este año que comienza, quisiéramos pedir que se controlen los criaderos ilegales, sobre todo en las perreras de cazadores, las rehalas con perros maltratados y alquilados, los criaderos de particulares, en especial de perros de tamaño pequeño, y también animamos a quien sepa que sus vecinos crían y venden perros o gatos, a que lo denuncien a la Policía Local de Medio Ambiente o al SEPRONA, porque están incumpliendo la ley. Y por supuesto, ante cualquier caso de maltrato: denuncia por escrito. Ir a contarlo y decir que no se quiere salir en la denuncia por miedo al vecino maltratador es un acto de buenismo (tiro la piedra y que otros hagan el trabajo sucio, pero yo ya he hecho la buena acción) que no lleva a ningún sitio. Compromiso es lo que hace falta en esto y en todos los órdenes de la vida.
Y vamos a las cifras: Se han recogido en el año 2015 MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y TRES ANIMALES ( 1590 perros, 356 gatos y 37 de otras especies como aves, hurones) y han sido adoptados MIL QUINIENTOS VEINTICINCO (1232 perros y 293 gatos). Del Centro Zoosanitario se han rescatado 261 perros y 33 gatos. En adopciones nacionales, se han adoptado 993 perros y 273 gatos, y en internacionales 131 perros y 15 gatos. Nos han devuelto, tras ser adoptados, a 91 perros y 12 gatos y hemos acudido a petición de la Policía Local, al rescate de 133 perros y 14 gatos. Y, gracias al chip, hemos podido localizar a las familias de 108 perros y 5 gatos.
A lo largo del año, han fallecido de muerte natural, por enfermedad o vejez, 24 perros y 22 gatos; y hemos tenido que eutanasiar, por ser imposible su recuperación, a 21 perros y 17 gatos. Todos han cruzado el arco iris rodeados de caricias y son parte de la memoria colectiva del Refugio. 
Quisiera recordar el caso de una perrilla que entró ya muerta en el Refugio, protegiendo con su cuerpo a sus cachorros de las pedradas que le propinaban un grupo de “no sé cómo calificarlos” en una barriada malagueña: aguantó el dolor y el miedo y no huyó, sabía que si huía, sus cachorros morirían. Cuando nos avisaron y fuimos a rescatarla, apenas nos dio tiempo de acariciarla, murió y cuando levantamos su cuerpo 
roto, tres pares de ojos nos miraron aterrados. La madre coraje y sus bebés fueron todos al refugio; allí nadie les haría daño nunca más. Su madre podía descansar ya en paz.
A pesar de los años que llevo en el Refugio y de tanta crueldad y maltrato como veo y compruebo día tras día, hay casos, como el de esta perrilla, que te tocan el alma; te arrancan un trozo de vida cuando las familias, muchas sin mirar ni atrás, dejan los perros viejitos en el refugio, porque ya “están muy viejos y no pueden vivir en una casa”…claro, están mucho mejor en un refugio, frío y húmedo, sin duda; te muerden el corazón las miradas de los perros de caza maltratados, los que entregan, o “ les pego un tiro y acabamos ya “. El rescatar perros atados en mitad de la nada, dejados allí para que perezcan de la peor muerte posible, hambre, sed, miedo, frío, te hiela el alma.
Enero 2016
Carmen Manzano
Presidenta de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga