Arnuk

Sexo: Macho

Raza: Galgo X

Tamaño: Mediano

Cuando Arnuk llegó a la perrera era tan solo un bebé de unos cinco o seis mesecitos. En esa etapa tan importante del desarrollo de un cachorro, donde tienen que aprender, donde tienen que conocer... él estaba encerrado solito en una jaula minúscula de la que sólo salía unos 30 minutos a la semana, y con suerte.

Y así es como creció, entre rejas durante más de un año. Y se convirtió en un larguirucho precioso, tan patilargo y delicado que parece un pequeño cervatillo. Y a pesar de eso, nadie se enamoró de él.

Nadie excepto nosotros... así que lo rescatamos con la enorme esperanza de verlo por fin sin barrotes de por medio.

Y cada día que pasa, más nos enamoramos de este cervatillo de largo hocico, patas largas, colita larga.

No podemos resistirnos y lo cogemos, lo achuchamos, besamos ese largo hocico y pone cara de "qué pesados que son" pero nunca se atreve a quejarse, da igual cuánto lo manipulemos. Es un pelín independiente, pero sabemos que es porque no ha crecido en estrecho contacto con las personas y que una vez en un hogar conozca lo bueno que tiene eso del amor perruno, será un pequeño sin vergüenza que no dejará de pedir más y más mimos.


Ante cualquier nueva situación, se extraña ya que ha crecido sin estímulos. Debe acostumbrarse y aprender a gestionarse, una vez lo consigue recupera su espíritu curioso y está dispuesto a explorar y relacionarse. Así que al principio en el refugio estaba asustado hasta que captó su nueva rutina y es ahora cuando lo estamos viendo disfrutar.

Lo ves aprendiendo a jugar a la pelota, con el culo en pompa y el rabo bailando al aire, contento y juguetón, y nos emocionamos por verlo feliz. Adora a otros perros, realmente los adora. Sabe relacionarse perfectamente con ellos sean del tamaño que sea, es respetuoso y los incita al juego. No tiene malos gestos y disfruta con su compañía. Incluso pensamos que si su futura familia tuviera otro perrito sería ideal para él. De igual forma, es sociable con gatos.

Es un perrito ágil y resistente, sabe mantenerse tranquilo pues tiene muy buena energía aunque disfruta muchísimo explorando, olisqueando, jugando... y aunque no lo necesite, incluso te lo puedes llevar a correr largas distancias y no acusará el cansancio. Pasea muy bien con correa y le encanta ir saludando a otros perros.

Hace poco lo sacamos de paseo al exterior. Al principio, no supo subirse al coche así que tuvimos que ayudarlo; durante el trayecto, fue tranquilo sentado y no se mareó. Era un evento multitudinario y cuando lo rodeaba mucha gente se ponía un poquito nervioso por el miedo ante la nueva situación, pero una vez comenzaba a caminar se concentraba e iba con su rabito en alto. En el parque de perros pudimos verlo en su salsa, relacionándose con todos de cualquier tamaño.

Necesita un poquito de ayuda cuando se le presente ante una nueva situación, es completamente normal, pero es un perrito cuyo miedo no es permanente, si no que él sabe gestionarse y acaba adaptándose.

Y ahora es cuando tú, posible adoptante responsable, te acabas enamorando de él, tal y como lo hemos hecho nosotros y decides quererlo para siempre.



Si quieres saber algo más sobre él, escribe a