Chewaka

Sexo: Macho

Raza: Bulldog Francés X

Edad aproximada: 2 años

Tamaño: Mediano

Este animal está reservado, si estás interesado en él revisa su estado en los próximos días.

Chewaka fue abandonado en el Parque Zoosanitario por su dueño. Un animal tan indefenso, tan inocente... se pasó meses encerrado en una jaula de la que podía salir apenas un rato un día a la semana.

Cuando su fecha de sacrificio se estaba acercando, la Protectora lo rescató y descubrimos uno de los perros más dulces que encontraremos nunca.

A simple vista puedes ver que no ha sido bien tratado pues para acercarse a nosotros lo hace arrastrándose por el suelo mirando hacia abajo y cuando le pones la correa también se arrastra, pareciendo una alfombra. Cuando llegó, sólo andaba si lo insultabas. Así de triste, así de penosa ha sido su vida. Ahora lo estamos enseñando a andar con la correa, nos ponemos delante suya y le decimos cositas bonitas y ya levanta su cuerpecito del suelo y con pasos cortos y moviendo el rabito se acerca a nosotros. Aunque hace poco nos animamos a llevarlo a una manifestación y contagiándose por el resto de perros, empezó a caminar muy bien, sin tirones. Sólo en algún momento hubo que llevarlo en brazos.

Lo que más le gusta de este mundo con diferencia, adoración es lo que siente por ellas... son las caricias. Si te ve agachado, ahí viene él arrastrándose por el suelo para que lo acariciemos, para recibir el amor que nunca tuvo. Aunque la alegría al recibirnos todo lo puede y es ahí cuando da saltitos para celebrar nuestra llegada.

Se deja manipular por completo. Cuando llegó tenía una otitis muy fuerte, de la que ya está recuperado, pero aguantó cada una de las limpiezas sin quejarse.

Es sociable con otros perros, aunque la verdad no interactúa mucho con ellos, pero sí que le sirven de espejo para copiarlos y animarse a andar. Aunque eso sí, cuando ve que uno está recibiendo cariño ahí viene él con sus patitas cortas y se busca un sitio entre las manos de los voluntarios para él. También es apto con gatos.

Se lleva bien con niños y adultos desconocidos. Todavía no lo hemos escuchado ladrar y tiene una energía tranquila, aunque cuando se pone contento corretea con sus patitas cortas y moviendo su rabito.

Chewaka es un verdadero dulce, necesita una familia tierna y con mucho amor por dar.

 

moduloc@protectoramalaga.com