Ricky

Sexo: Macho

Raza: Sharpei X

Edad aproximada: 1 años

Tamaño: Grande

Ricky, otro ejemplo de perro de “raza” que se adquiere cuando es un lindo y achuchable cachorrito, pero que una vez que crece, ya no interesa y sobra en nuestras vidas. Por desgracia, Ricky no es el único ejemplo de ello, sino que, como él, hay cientos de casos más y parece que esto es un no parar.

El gran problema de la mayoría de casos de abandono es que casi nunca los animales tienen la culpa, y Ricky no es la excepción. Este perro de precioso y brillante pelaje negro, fue encontrado vagando por los montes de Málaga, hasta que alguien lo encontró y nos lo trajo.

Ricky se trata de un perro que es muy cariñoso con las personas, que le encanta pasar le rato junto a ellas y que no tiene problemas con nadie,por que lo es hace completamente apto para cualquier familia. No obstante, porque tenga una energía no muy alta, no quiere decir que no sea un perro que adora disfrutar de paseos por el campo y la playa, así como pasárselo muy bien en sus ratos de juego con los voluntarios y con la pelota.

Ricky es un perro que,sabiendo que la persona es la que manda en el paseo y la que controla el paso, sabe pasear estupendamente con la correa y que anda junto a ti, aunque los dos primeros minutos sale con algo más de efusividad, aunque es algo muy normal ya que todavía es algo cachorro,el refugio y estar encerrado le afectan, y aquí no tiene la suerte de poder salir con toda la frecuencia que nos gustaría, pero con un par de correcciones y firmeza cambia y se porta estupendamente. Además, a parte de esto, en el coche se comporta muy bien y va en él totalmente tranquilo.

Respecto a su relación con otros perros, Ricky es un perro sociable con ellos, pero si es cierto que necesita de alguien que le enseñe a como relacionarse con ellos, ya que por la falta de costumbre, a veces es algo bruto, pero nos ha demostrado que estando junto a una persona que le marque las pautas y que sea autoritaria con él,muestra un carácter tranquilo y amigable con ellos. Y esto puede verse reflejado en las pruebas que se han realizado, en las cuales, incluso habiendo sido atacado, él no ha respondido y ha salido corriendo evitando el enfrentamiento, o ignorando el comportamiento del otro perro, por lo que pensamos que podría encajar con una familia que ya tenga otros compañeros caninos, siempre y cuando sean animales sociables y que no quieran pelea con Ricky y lo acepten como a un hermanito más.

Como se ha comentado, lo único que Ricky necesita es de una familia que entienda que, como todo perro joven, la educación y disciplina, han de formar parte de su vida para que vaya aprendiendo a ser el perro perfecto, y sabemos que con esto y un poco de paciencia, puede llegar a serlo. Estamos deseando que este bolita negra de arrugada carita encuentre pronto una familia, ya que es una lástima que un perro tan joven y con una personalidad tan buena, viva su vida entre cuatro paredes y el único recuerdo que tenga sea el refugio.

Así que si quieres ser la familia de Ricky, escríbenos a:

 

modulob@protectoramalaga.com