Tobik

Sexo: Macho

Raza: Bodeguero

Edad aproximada: 5 años

Tamaño: Pequeño

Tobik fue abandonado por su dueña en la perrera. A punto de ser sacrificado, de ser asesinado, lo rescatamos y le salvamos la vida.

De eso hace casi dos años y todavía sigue con nosotros.

Es un mestizo de bodeguero muy gracioso, juguetón y cariñoso. Adora jugar a la pelota, que se la lancemos y traerla de vuelta. Pero lo que más le gusta en este mundo son los juguetes que suenan.

Además, es sociable tanto con machos como con hembras. Es un perro al que normalmente pegan otros perros en las jaulas y él ni se defiende. Y además, es sociable con gatos.

En el refugio lo pasa muy mal ya que al tener la piel tan blanquita y sensible, con el hormigón y la humedad, la piel se le abre y le sangra, se le inflama y le duele.

Siempre que lo sacamos a la calle, tiene un comportamiento ejemplar. Le ponemos su arnés sin problemas, dejándose manipular por completo. En el coche va tranquilo, tumbado en el asiento y relajado, sin ladrar. En el paseo va muy bien, pasea al lado de tu pierna sin tirones. Se acerca a oler otros perritos desconocidos y permite que lo huelan sin problemas.

Tampoco tiene problemas con personas desconocidas o niños, lo estuvieron acariciando por la carita y el lomo y él estuvo completamente cómodo y disfrutando de las caricias, fue muy cariñoso con todos e incluso les echaba las patitas con delicadeza y regalaba lametones. Aunque como tiene heridas sobre todo en la zona de las patitas y la ingle, evitamos que lo acaricien por ahí ya que le duele.

Sabe perfectamente cuando estar tranquilo, estuvo acompañando a una voluntaria mientras se tomaba algo en la terraza de un bar y él estuvo al lado sentado y tranquilo esperando si le caía algo de comida. Si no le daba nada, de vez en cuando le daba con la patita delantera para llamar su atención.

Es un perro muy fácil de llevar, divertido y juguetón que en la calle tiene un comportamiento totalmente educado. Podemos ver que ha convivido en un hogar y tendría una fácil adaptación.

Hace poco vino un hombre a verlo y se enamoró por completo de él, decía que era un perro perfecto, para estar en casa y pasearlo a ratos por el campo. Para jugar a la pelota y dar y recibir mucho cariño. Pero finalmente se decidió por una hembrita asustona, pensando que Tobik tenía muchas más posibilidades de ser adoptado debido a su carácter alegre y cariñoso.

Pero Tobik lleva con nosotros dos años y no parece que nadie se fije en él, y no lo entendemos. Tobik necesita un hogar con urgencia, sufre mucho con sus heridas en su piel tan sensible por culpa del hormigón. En un hogar, él no tendría heridas, no sentiría dolor. Se sentiría querido y cuidado, lo que debió sentir siempre.

Si quieres ver a Tobik con gatos, pincha aquí.

 

moduloc@protectoramalaga.com