Tula

Sexo: Hembra

Raza: Podenco

Edad aproximada: 3 años

Tamaño: Mediano

Sólo aquel que ha conocido verdaderas víctimas de la caza, aquellas que han sufrido ese maltrato tan profundo de generación en generación que se convierte en genético, podrá imaginarse el estado de terror en el que llegó Tula.

No soportaba nuestra cercanía y cuando conseguíamos ponerle la correa tras estar detrás de ella un rato, entraba en tal bucle de pánico y desesperación que literalmente se deshacía las patitas intentando huir.

Pero ahora os voy a contar una cosa aun más dura... Tula no viene de un zulo, Tula no viene de haber sobrevivido en la calle... Tula viene de una casa.

Tula tenía dueños. Unos dueños que la abandonaron en la Protectora porque decían que lloraba mucho. Tula debió conocer el amor, debió conocer una familia, un hogar... pero Tula lloraba.

Sólo han hecho falta pocos meses para conseguir que nuestra inocente Tula empezase a confiar en nosotros, a aprender a disfrutar de los voluntarios.

Es un orgullo para nosotros comprobar la facilidad que tiene ahora para pasear con la correa y lo tímidamente feliz que es al disfrutar de sus paseos.

Es muy sociable y sumisa con otros perros, evitando los conflictos al completo. Incluso la vemos jugar con ellos momentáneamente.

En el patio es tranquila y no necesita grandes dosis de actividad, siempre gira en torno a los voluntarios porque realmente lo que necesita es contacto.

De los voluntarios ya no huye si no que los busca reclamando pacientemente su espacio entre los otros perros, para recibir suaves caricias mientras tintinea su rabito. Disfruta con nuestras manos y ya no le duelen, se relaja con nosotros y ya no huye.

Le queda mucho por avanzar, pero lo hará más rápido y mejor en un hogar. Con una misma familia que con paciencia y tacto, con cuidado y precaución, viva con ella y la ayude a terminar de confiar.

Cualquiera debe tener claro que a Tula siempre le quedará un poso de miedo, de prudencia... pero una buena familia conseguirá que su hogar sea su refugio, su espacio seguro... y que Tula los ame con lealtad y sea feliz junto a ellos.

 

moduloc@protectoramalaga.com