Bambu

Sexo: Macho

Raza: Sharpei X

Edad aproximada: 2 años

Tamaño: Mediano

Ref: 16448

Bambú vivía en una casa, era un perrito feliz, seguramente un capricho que acabó con nosotros cuando se cansaron de él. Llegó al refugio con mucho miedo, no entendía que hacía en este lugar, en una jaula solo y escuchando cientos de perros ladrar a su alrededor.

Los primeros días hubo que trabajar con él un poquito ya que no comprendía lo que estaba pasando y le causábamos mucha inseguridad. Pero con comida todo se arregla, solo un día le bastó para saber que nosotros solo queríamos ayudarle. Que nos encargaríamos de encontrarle una familia que lo quisiese sin fecha de caducidad.

Y después de adaptarse a su vida en el refugio, parece que lo conseguimos. Parece que encontramos una nueva vida para él. Pero hay veces que las cosas se ponen difíciles y por mucho que se quiera no se puede. Y es que el dueño de Bambú lo quería mucho pero se puso tan enfermo que era imposible que pudiera cuidar de Bambú, por lo que ha tenido que volver con nosotros.

En el tiempo en que ha estado adoptado hemos descubierto muchas cosas de Bambú. Es un perro bueno, cariñoso, inteligente y obediente, pero que necesita de un dueño calmado, con experiencia y disciplina. Algo muy común con perros de esta raza.

Disfruta mucho con las caricias, es un perro que cuando se siente querido ves que tiene una expresión de alivio en su cara. Y aunque es un poco especial con los desconocidos como muchos Shar Peis, es tan solo al principio pues en cuanto te lo ganas es un dulcecito cariñoso que disfruta mucho con los mimos.

Es un perro tranquilo en casa, al que le gusta tumbarse en su camita y dormir la siesta sin molestar. También realizar juegos de órdenes básicas, ¡aprende muy rápido!.

Le gusta la compañía de otros perros para convivir, en su tiempo adoptado ha convivido con varios a la misma vez de distintos tamaños, machos y hembras, y no ha tenido problemas con ninguno. También ha convivido con niños pequeños y la experiencia fue muy buena.

Pasea muy bien con la correa, si bien es curioso y le gusta olisquear el suelo, va tranquilo y sin tirones, con la correa relajada. Y aunque su familia nos contó que cuando va paseando es un poco peleón con algunos perros, eso no lo ha mostrado todavía en el refugio. Por otro lado, en el parque de perros es ultrasociable. Se lleva bien con todos los perritos y le encanta jugar con ellos como si fuera un cachorro.

No le gusta quedarse solito en casa y hay que trabajar este tema un poco con él. Es alérgico a los gatos por lo que aunque es sociable con ellos, no puede convivir con ninguno y también es alérgico al pollo, tan simple como darle pienso de otros ingredientes y controlar que no lo coma. Además, tiene el corazón un poquito más grande de lo normal, pero no necesita medicación y hace vida completamente normal, lo único es que no puede correr largas distancias.

Como véis, Bambú tiene mucho bueno que ofrecer, a pesar de toda su mala suerte, de todos sus problemillas. ¿Pero sabéis cuál es el mayor de ellos? Que todavía no tiene una familia. Nadie que pueda quererlo para siempre. 

 

Si quieres saber más sobre él, escribe a