Boomer

Sexo: Macho

Raza: Mastin X

Edad aproximada: 6 años

Tamaño: Grande

A Boomer lo recogió uno de nuestros trabajadores tras la llamada de la Policía. Estaba muy muy delgado y cuál fue nuestra sorpresa al enterarnos de que Boomer tenía dueños, pero lo peor es que ya no lo seguían queriendo.

Al principio su estancia en el refugio fue complicada. Boomer no se fiaba de nosotros y no os vamos a engañar, nosotros no nos fiábamos de él.

Temíamos que llegara el día de sacarlo de su jaula y todos estábamos expectantes. ¿Qué tal se portaría? ¿Se dejaría poner y quitar la correa? ¿Podríamos pasearlo? ¿Podríamos tocarlo? ¿Podríamos manipularlo de alguna forma?

Imagino que pensáis que un perro así cómo va a poder adoptarlo alguien y os aseguro que pensáis eso porque ahora mismo sólo habéis leído la primera parte de su historia... así que debéis estar atentos.

Llegó ese día y tras unos minutos con él (creedme, no pasaron ni diez minutos), Boomer se convirtió en un auténtico peluche. Tan sólo necesitaba un poquito de cariño, un poquito de confianza... y Boomer empezó a derramar amor por todo su enorme cuerpo... Ay dios mío, con esa carita tan expresiva que tiene y esas orejas torpes... cómo nos miraba cuando el compañero le estrujaba la cara dándole besos. Y cuánta emoción teníamos, por dejarnos que lo quisiéramos, por dejarse querernos.

Hemos descubierto al grandullón más dulce, gracioso y divertido. Cuántas ganas de vivir y cuántas ganas de confiar, cuántas ganas de querer.

Es hiper mega cariñoso, le encantan las caricias y los besos... lo mejor de todo es que si paras te abraza con su patita para que sigas besándolo y tratándolo dulcemente. Y a él le encanta darnos besitos y llamar nuestra atención, con su enorme lengua cayendo por un lado de la boca.

Adora jugar con los voluntarios y provocarlos para que lo persigan y te lo ves tan grande, corriendo torpemente por el patio moviendo su larga cola peluda y mirando hacia atrás, con esos ojazos saltones que te piden a gritos “venga, corre detrás de mí... alcánzame” y cuando estás apunto, esconde su culillo hacia abajo para que no logres pillarlo y entonces te ríes y él salta sobre ti, jugando. Contento por tener con alguien esa complicidad al fin. Feliz.

Además, es muy inteligente y sabe sentarse a la orden y te da su enorme pata cuando se la pides. Y cuando no también. Le encanta dar la pata. A todas horas. En cualquier momento.

Aunque sea así de juguetón, realmente tiene una energía muy tranquila y muy bajIta así que pasea muy bien con la correa, sin tirones y pendiente tuya.

Es muy sociable con otros perros y es gracias a esa energía tan tranquila y tan bajita que los perros más nerviosos lo aceptan muy bien. Él tiene una paciencia INFINITA y siempre le ponemos hembras más enérgicas, pesadas y con un carácter fuerte y él las aguanta con cara de santo... no responde ante sus ataques y vuelve la cara, dándoles su espacio y su tiempo hasta que se estabilizan. Por supuesto, también es sociable con gatos.

Buscamos para Boomer una familia maravillosa, una familia que lo quiera, que lo adore, que vea como nosotros lo maravilloso que es... que se deshaga con sus orejonas, con su mirada saltona y provocona, con su lengua colgante, con sus tiernos abrazos... con sus juegos y sus mimos... una familia a la que no le importe su pasado, a la que no le importe que tenga algunos problemillas en sus patas pues ¿sabes qué? A él tampoco le importa que tú tengas problemas, quizá hasta te ayude a superarlos. Él sólo quiere querer a raudales, hacer feliz y ser feliz. Y por Dios que lo merece.

 

moduloc@protectoramalaga.com