Bruno

Sexo: Macho

Raza: Pastor Alemán X Pastor Belga

Edad aproximada: 5 años

Tamaño: Grande

Para nosotros, Bruno es muy especial. Llegó deshecho por la leishmania, reventado pero a pesar de eso, en ningún momento perdió su alegría, su intensidad por vivir, sus ganas enormes de vida.

Es completamente un guerrero. No sabemos mucho de su pasado, tan solo que su dueño lo dejó tirado en la perrera. Pero ojalá pudiéramos hablarle de su futuro, su futuro en una casa con una familia que le quiera, a la que pueda enseñarle lo fantástico que es, una familia que le dé una oportunidad.

Nuestro Bruno es todo alegría, siempre está contento, da igual la hora o el día, en cuanto vamos a verle ahí está él con su colita en movimiento esperando para recibirnos. Con las personas es buenísimo, le gustan las caricias y los mimos, y por supuesto que le den juego. Se deja manipular perfectamente, y a la hora de hacerle curas no da un ruido. De verdad que disfruta muchísimo con el humano, nos busca con su boca, tan típico de un pastor, y él lo que quiere es llamar nuestra atención y sentirse querido. Te llena el corazón ver su cara de felicidad, su sonrisa llena de esperanza y ojalá alguien sepa verlo de la misma forma en la que lo hacemos nosotros.

Durante sus ratitos de patio se lo pasa genial, siempre jugando, ya sea con otros compis perrunos, con pelotas o con los propios voluntarios, él solo quiere aprovechar ese tiempo al máximo. 

Otra de las cosas buenas que tiene, es que es sociable con todo tipo de perros, hembras y machos, y con distintos niveles de energía ya que ha convivido con perros muy activos y también muy tranquilos, se adapta a todos. A veces puede parecer intenso al principio, pero es por las ganas que tiene de hacer nuevos amigos.

Lo hemos sacado de paseo al exterior con decenas de perros desconocidos y descubrimos que es un perro que necesita más de lo que podemos ofrecerle en el refugio. Tira de la correa porque no tiene gasto de energía suficiente y además si pasea con numerosos perros quiere ir el primero, algo muy común en los pastores, una vez tiene al resto de perritos detrás ya pasea tranquilo. También quiere saludar a absolutamente todos los perros, los besa y les coge el hocico con la boca (algo también muy común en los pastores), él no lo hace con mala intención, es fruto de su intensidad, pero es normal que haya perros que no acepten esa invasión por lo que lo corregimos y él acepta esa corrección sin problema, es muy obediente. 

A pesar de tener cinco años, Bruno es un perro enérgico y con muchas ganas de comerse el mundo, que necesita alguien que tenga tantas ganas de disfrutar como él. Que hagan deporte o actividades juntos de forma diaria. Que lo entienda, que lo quiera. Bruno necesita una familia de verdad.

Simplemente es un perro que necesita que le des una oportunidad, y conquistará tu corazón.
 
 
Si quieres saber más sobre él, escribe a