Calimocho

Sexo: Macho

Raza: Mastín X

Edad aproximada: 4 años

Tamaño: Grande

 

Raro es la semana que no nos encontramos algún caso en el refugio de que una familia no “pueda” hacerse cargo de su mascota, aunque en la mayoría de los casos la realidad es otra y es que realmente no quieren hacerse cargo de ella, ya sea porque se cansaron, porque se van de vacaciones y muchas otras escusas.

 

 

A pesar de saber que las condiciones en un refugio no son comparables al calor de una familia y un hogar, les da igual. Les da igual el frio cemento, la lluvia, el estrés de vivir encerrado en un espacio reducido, las posibles disputas que se puedan generar entre los perros, etc. La cuestión es deshacerse del perro sin importar el sufrimiento y angustia que le va a generar ver como su familia se aleja sin mirar atrás, y él/ella no puede hacer nada por ir tras ellos, sin saber que una vez que crucen la puerta del refugio, seguramente no los volverá a ver nunca más. Por desgracia esta es la realidad de gran parte de los perros de nuestro refugio y Calimocho, es solo uno más de ese gran número de perros que son abandonados.

 

Calimocho es un perro precioso, con un pelaje claro, brillante y suave que hace a cualquiera tener ganas de abrazarlo. Su relación con las personas es inmejorable, siendo un perro obediente, respetuoso y sumiso. Es un verdadero amor, al que le encanta recibir mimos, y siempre está dispuesto a darte un gran abrazo y darte algún que otro lametón.

 

 

A la hora del paseo, camina genial tanto si lleva collar como si va con arnés, sin tirar y junto al voluntario que lo lleva.

 

Calimocho siempre ha tenido un carácter sociable hacia otros perros, pero como les pasa a la mayoría de nuestros perros, el refugio, el vivir en un espacio limitado, el estrés, etc.; les pasa factura y en ocasiones, esto les provoca cambios en su personalidad y ocultan su verdadero carácter. Y esto es lo que le ha pasado a nuestro Calimocho, el cual ha pasado a transformarse, de un perro juguetón con todos sus compañeros caninos, a un perro desconfiado y con mucho miedo hacia ellos.

 

 

Con mucho trabajo y paciencia Calimocho ha recuperado un poco de esa confianza hacia sus compañeros de cuatro patas y ha aprendido a no tenerles miedo cuando pasea por fuera del refugio con ellos. Sin embargo, erradicarle completamente ese temor es un proceso que requiere de tiempo y por ello, poco a poco, seguimos trabajando con él y consiguiendo que vaya confiando más y más, porque sabemos algún día ese momento llegará y Calimocho volverá a ser el perro juguetón y cariñoso con todos los perros que era.

 

La familia que esté interesada en Calimocho ha de saber que se lleva un amor de perro, muy cariñoso con las personas, además de obediente y que no se arrepentirá de su elección.

Si quieres ser esa familia que le dé la oportunidad que Calimocho se merece y que vuelva a sentir el calor de un hogar, que algún día tuvo, escríbenos a:

modulob@protectoramalaga.com