Diabla

Sexo: Hembra

Raza: Chow Chow X

Edad aproximada: 6 años

Tamaño: Mediano

Ref: 18967

Era un turno normal cuando en una de las veces que pasé cerca de la clínica vi una silueta peluda y oscura. Al verte, pregunté por ti, y me dijeron que te llamabas Diabla y que este nombre se debía a que tenías un carácter algo especial y eras algo cascarrabias. Sin embargo, donde algunos te veían como tal, yo solo veía a un animal indefenso, lleno de pavor y miedo, desconcertada porque no sabía dónde estaba su familia y qué hacía allí, y al que la vida no le había tratado todo lo bien que se podría, y eso se veía en el gran tumor de 1 kilo que traías bajo tu barriga.

Al inicio si es cierto que te mostrabas algo reticente a nuestra presencia, pero cómo no hacerlo, después de todo el daño que te había hecho el ser humano y como, tras a saber cuántos años, te viste en un refugio donde el caos y el estrés están a la orden del día, sin saber qué te íbamos a hacer. A eso se le llama temor e inseguridad y eso, y solo eso, era lo que te estaba pasando. Al poco tiempo y tras conocerte pude comprobar que, aunque tu nombre era Diabla, realmente eras un ángel, que lo único que buscaba era poder confiar en las personas para demostrarles el gran corazón y bondad que tienes y ahora, Diabla, es el turno de demostrárselo a todos.

Como se ha dicho, Diabla es una perrita muy especial, algo también característico de su raza, y cierto que al inicio puede mostrarse insegura, por no saber qué intenciones tenemos con ella, pero que, a los cinco minutos de conocerte, te abre en canal su corazón y muestra su verdadera cara. Un carácter donde se destaca la gran carencia afectiva que ha tenido y que anhela, deshaciéndose en tus brazos, como si de un bebé se tratase, solo a la espera de que le des caricias y mimos, algo que le encanta. A pesar de lo que se pueda pensar, Diabla es una perra ultra cariñosa que podría pasarse todo el día junto a ti como si de tu ángel de la guarda se tratase.

Como se sabe, los Chow chow tiene esa personalidad un poco más independiente y no tan eufórica, como pueden tener otros perros. A ello se le suma que Diabla es una perra que tiene unos años, por lo que normalmente suele ser tranquila y no es una perra muy activa, sino que tiene sus momentos.

Otra cosa que Diabla a descubierto han sido los paseos. No sabemos si es que en su vida anterior no los conoció, pero solo hay que mirar el brillo de sus ojos cada vez que nos ve aparecer por la puerta de su jaula con las correas para ir a dar un paso. Como si de un niño en el día de reyes se tratase. Es una perra que adora poder salir de la jaula y descubrir mundo y sentir la libertad, y lo hace de manera muy correcta. Aunque pueda salir con mucho entusiasmo de la jaula, Diabla es una perra a la que corriges suavemente y sabe ponerse junto a ti y caminar a tu lado sin problemas.

En lo referente a la relación con otros perros, es una perra que transmite mucha paz y que, a pesar de lo alterado que pueda estar el otro perro, ella lo ignora y siempre mantiene la calma y los huele con delicadeza, por lo que estamos casi seguros que es compatible con ellos y Diabla estará encantada de poder formar parte de una manada que la quiera y con la que poder jugar y seguir descubriendo que no todo en este mundo es maldad.

Para Diabla buscamos una familia que pueda ofrecerle la oportunidad que tanto se merece y que vea el gran perro que se esconde tras esa mata de pelo oscura. Detrás de esa primera impresión que puede parecer huraña se esconde un animal con un gran corazón que se merece poder dejar el pasado atrás vivir una vida rodeada de amor y buenos momentos, que el hagan olvidar todo el mal pasado.

Si estás interesado en conocer a Diabla y dejarte enamorar por ella, escríbenos a:

modulob@protectoramalaga.com