Dolar

Sexo: Macho

Raza: Amorosos Cabezones

Edad aproximada: 1 años

Tamaño: Grande

Ref: 21122

Este perro tan simpaticote que os venimos a presentar se llama Dólar. Como podéis ver, Dólar es un perro alegre, juguetón y muy cariñoso, un perro con u carácter normal, pero Dólar no era así. Nuestro Dólar estaba roto. Cuando conocimos a Dólar, podía verse el terror en su mirada. Cabizbajo, encogido en una esquina de su jaula, temblando a más no poder y evitando la mirada con el ser humano, como si del mismísimo diablo se tratara. Así encontramos a Dólar. ¿Y lo peor de todo? Que Dólar tenía propietario. ¿Cómo puede un perro que ha vivido con el ser humano temerle tanto, al punto de querer desaparecer ante su presencia?, ¿Qué le habrá hecho esa persona para que un animal esté psicológicamente tan roto? Supongo que esto serán respuestas que nunca sabremos.

Mucho ha sido el trabajo y tiempo dedicado a Dólar para que vuelva a confiar en el ser humano, y por resultados como este, es por lo que creemos que todo animal merece una segunda oportunidad, una nueva vida, y que, en mayor o menos medida, todo animal es rehabilitable.

Ahora es la hora de que Dólar encuentre el amor de verdad, una familia de verdad, todo lo que merecía en un pasado y que el repugnante de su antiguo dueño no le pudo dar, y es por eso, que ahora os pedimos esa ayuda y que alguien se fije en este negrito precioso, y que Dólar, ahora que ha renacido, no quede en el olvido y se convierta en un perro invisible.

Dólar es un perro como otro cualquiera. Un perro cariñoso, que adora los mimos y las sesiones de besos y abrazos, cosa que antes era impensable poder hacer con él. Es un perro que adora la compañía del ser humano y que, si por él fuese, se pasaría las horas que dura el turno de voluntariado, jugando con nosotros y disfrutando de nuestra compañía. Hay que tener en cuenta que Dólar es un perro joven, por lo que, como todo los perros, una vez que sea adoptado, tendrá que tener sus rutinas de paseo, sus ratos de juegos, sus ratos de achuchones en el sofá y, lógicamente, sus pautas y direcciones para que termine convirtiéndose en el perro 10 que es.

En cuanto al paseo, Dólar es un perro que ha aprendido a pasear y a llevar el bozal. Poco a poco, con paciencia, y algo de comida, cosa que le encanta a Dólar, hemos conseguido que tolere el bozal y lo acepte como un complemento más en el paseo.

En lo referente a su comportamiento con otros perros, es algo que todavía no hemos comprobado. Por lo que conocemos de él, y por como actúa con ellos en los paseos, estamos casi seguros de que es un perro sociable con ellos, y que, posiblemente, sea capaz de encajar en una manada con más miembros de 4 patas, lo que le vendría muy bien para que estos sean los maestros de Dólar y un apoyo para él.

Ahora solo estamos deseando que alguien se conmueva de la historia de nuestro Dólar y que, al menos, la gente le brinde la oportunidad de conocerle y ver el gran perro que es. Es un perro que ha sufrido mucho y ha luchado mucho por poder salir del pozo en el que estaba sumido, y lo único que se merece es poder tener eso que en un pasado no tuvo, amor y calor humano.

Si quieres conocer a Dólar, no lo pienses más y escríbenos a:

modulob@protectoramalaga.com