Garfield

Sexo: Macho

Raza: Pastor Alemán X

Edad aproximada: 1 años

Tamaño: Grande

Ref: 20060

Irresponsable. Eso es lo que le diríamos al antiguo dueño de Garfield si lo tuviéramos delante. Otra de esas historias en las que las personas se piensan que tener un perro es tener un mueble en el salón que no necesita cuidados, mimos, educación, etc.; y que cuando genera problemas, lógicamente por culpa del ser humano, me deshago de él en la perrera con el fin de que, a ese perro al que he cuidado desde pequeño, lo cataloguen de perro agresivo y, con un poco de suerte, lo sacrifiquen.

Sin embargo, tu plan te salió mal y Garfield ahora está con nosotros, a salvo, y para tu sorpresa, resulta que Garfield no es un perro agresivo como pensabas, sino un perro con miedo, miedo del cual seguramente tu hayas tenido gran parte de culpa, por no haber sabido conocer a tu propio perro, por no haberlo sabido socializar correctamente, por no haberte preocupado por él lo suficiente y haber buscado a algún profesional que pudiera decirte qué le pasaba a Garfield, por no haberte preocupado por su educación, etc. Ahora toca hacer por Garfield todo lo que tu no te has preocupado por hacer, y ya te decimos de antemano, que lo vamos a conseguir.

Garfield es un mestizo de pastor alemán adorable y ultra cariñoso, al cual, por lo que parece ser, no han tratado muy bien en la vida. A pesar de ser un perro que se derrite en tus brazos y que ama que le abracen y le mimen, es cierto que, al mismo tiempo, es un perro que muestra bastante inseguridad en ciertos momentos, sobre todo en la manipulación, y con ciertas personas, algo que estamos evaluando y trabajando con el fin de que aprenda a gestionar esa inseguridad de otra manera menos defensiva, por lo la familia que adopte a Garfield ha de ser consciente que, a pesar de ser un perro muy, pero que muy cariñoso, siempre es aconsejable que se le den mimos cuando él los pida y evitar darles sustos inesperados, como puede ser abrazarlo mientras duerme, o tocarle de sorpresa sin que nos haya visto, para evitar aterrorizar a Garfield y que se asuste y se piense que le vamos a hacer algo malo.

Es un perro que no sabemos si han pegado o no, ya que hay zonas de su cuerpo a las cuales es mas reticente a que le toques, como por ejemplo sus caderas. No sabemos si es que siente dolor o si es que le han pegado ahí, pero sabemos que le da miedo que le toquen en esa zona, aunque, no obstante, y como se ha comentado antes, esto depende de la persona, ya que hay veces que se ha dejado manipular sin problema ninguno y no ha mostrado esa inseguridad, por lo que la confianza que deposite Garfield en ti, también es un factor muy importante a tener en cuenta en su adopción, ya que de esta dependerá la adaptación de Garfield y será más propenso a que te abra su corazón de primera hora y te demuestre su verdadero YO.

Debido a esa inseguridad que le genera el ser humano, Garfield no confía en las manos de quien le da de comer, por lo que estamos enseñándole a que nadie le va a quitar la comida, sino al contrario, que lo que queremos es proporcionársela, y esto es algo que deberá seguir trabajando su futura familia. Por ahora está avanzando y está aprendiendo a sentarse esperando a que le pongamos su cuenco de comida y hace lo mismo cuando se lo vamos a retirar.

En principio, parece que Garfield es compatible con otros perros, por lo que esto también podría serle de gran ayuda para Garfield en su adopción, porque así vería cómo lo demás perros se relacionan con las personas y aprendería que no ha de tenerles miedo, que, a pesar de que haya personas malas, como lo fue su antigua familia, también hay personas buenas que quieren ayudarle y que lo únicos que buscan es su bienestar.

Para Garfield buscamos una familia que entienda que, a pesar de lo joven que es Garfield, ha tenido una vida dura y que necesita de paciencia y de un compromiso. Es un perro que encandila a todo el que conoce, un perro que solo busca la compañía, el cariño y protección del ser humano, y que, si por él fuera, estaría todo el día en tus brazos, pero que, a su vez, tiene miedo, un miedo infundado por el propio ser humano. Es por ello, que ha de ser el propio ser humano el que le ayude a eliminar esos miedos y ya sea aquí en el refugio, o junto a una nueva familia, estamos seguros de que conseguiremos rehabilitar a Garfield al 100% y que sea el Garfield que realmente es, y no ese que nos han querido vender.

Si quieres conocer a Garfield, escríbenos a:

modulob@protectoramalaga.com