Glaciar

Sexo: Hembra

Raza: Mastín Español

Edad aproximada: 5 años

Tamaño: Grande

Ref: 21759

¿Sabéis lo del título de "madre de dragones"? ¡Pues aquí llega Glaciar, a la que podríamos llamar madre de mastines!


La pobre Glaciar llegó a nosotros en un estado de desnutrición muy severo, con una infección en los ojos tan grande que no podía ni abrirlos, y con claros signos de maltrato. Su dueño renunció de ella y de su familia. Y menos mal que ahora está con nosotros, porque de no ser de los cuidados de nuestros veterinarios y de nuestros voluntarios, nuestra Glaciar habría fallecido.


Sin embargo, desde el principio esta gigantona enamoró al módulo C por completo, ya que su corazón es igual de grande que ella. Glaciar necesitaba tanto cuerpo para que le cupiese toda su bondad.


De hecho, nos enamoró tanto tanto que una voluntaria nuestra no pudo mirar hacia otro lado, y actualmente se encuentra de acogida, recuperando peso en una casa en la que le dan mucho amor, por lo que podemos contaros cómo es en una casa para que una familia definitiva no pueda resistirse a adoptarla.


Su acogida solo tiene palabras buenas para ella. Ahora mismo se encuentra en un piso, y a pesar de ser tan grande, es una perra tranquilísima, lo cierto es que es una perrialfombra XXL y prefiere andurrear calmadamente, tumbarse, o buscar mimos en vez de jugar, por lo que el espacio de la vivienda no es ningún inconveniente para ella.

Es una perra increíblemente mansa y cariñosa, que disfruta como ninguna de sus ratos de mimo. Se sienta delante de nosotros para que la achuchemos, la abracemos, la queramos, y ella es el animal más feliz y agradecida en ese momento. Y nosotros agradecidos de poder pasar tiempo con un ser tan amable y entrañable.

Tiene un nivel de energía bajo, y pasa el día durmiendo, descansando y pidiendo cariño, aunque también se alegra mucho cuando le toca salir. Además, no hace sus necesidades en casa, siempre espera a que la saquen a pasear para hacerlo.


En los paseos es simplemente perfecta, no tira absolutamente nada y va a tu lado, mirando con curiosidad a su alrededor. Es muy tranquila en la calle, no hace caso cuando otros perros le ladran y siempre quiere jugar con los que se le acercan. Con las personas es un amor, si se acercan a acariciarla ella no se despega y les pide más cariño.

Como veis, con personas es una delicia, y con perros, no es menos. En la protectora, convivía con otros dos mastines a los que cuidaba y con los que se echaba la siesta a diario.


Glaciar es un regalo para los amantes de los perros grandes, y es apta para cualquier familia, hasta para familias primerizas. Todos estamos enamoradísimos de nuestra grandullona, y por eso deseamos que alguien se enamore de ella de la misma manera. Si quieres conocerla, escribe un correo a moduloc@protectoramalaga.com


En palabras de su acogida: "Quien la adopte va a tener mucha suerte"