Jackson

Sexo: Macho

Raza: Pastor Malinois

Edad aproximada: 4 años

Tamaño: Grande

Ref: 20321

 Quiero pensar que los humanos no sabemos a veces la gravedad de nuestros actos. Quiero aunque a veces no puedo.


Quiero pensarlo, quizás para consolarme, porque hay cosas que no tienen explicación que no rebose odio y maldad. 

Jackson ha vivido una vida de maltrato y no sólo eso, sino que lo dejaron morir. Moribundo es la palabra que lo definía cuando lo rescatamos.

Tras muchas semanas recuperándose de un fallo renal y hepático y luchando contra una Leishmania altísima, y en las que al principio pensábamos que se nos iba, podemos decir que gracias a nuestro equipo veterinario y a la gran fortaleza de Jackson, se encuentra recuperado y con su Leishmania prácticamente al mínimo.

Debido a la situación de maltrato que sufrió Jackson no solo sufría físicamente, también lo hacía emocionalmente.

A decir verdad, es lo mínimo que podría sentir hacia nosotros después de todo, desconfianza. 

No dudamos en darle su espacio, comida rica y dedicarle el tiempo que merece, y aunque aún le queda trabajo, es un perro juguetón y activo. Que en cuanto confía en ti, se regala y se convierte en un gatito al que le encanta rozarse.

Adora los paseos y en confianza, recibe con alegría los mimos y el juego. Y cómo no, la pelota y el mordedor son sus juguetes favoritos.

Cuando pasea ignora a otros perros, a algunos les mueve el rabito. 

Lo hemos sacado de paseo al exterior y parecía un niño pequeño que empieza a ver mundo, con curiosidad y alegría. Ante nuestra sorpresa admitía todos los estímulos: paseó muy bien entre abundante gente desconocida, niños se acercaron a él por sorpresa y lo acariciaron, no respondía ante las provocaciones de perritos que le ladraban, le encantó pasear en coche. Y nosotros disfrutamos viéndolo, mostrándole lo que le queda por delante.

Jackson necesita una familia que le de la vida que nunca ha tenido. Porque la verdad es que Jackson hasta ahora ha estado muerto en vida. 

Necesita una oportunidad, necesita tiempo, comprensión y cariño. Alguien lo rompió en su día y él no lo pidió pues ¿quién quiere que te rompan en vida? Alguien debe compensarlo, alguien debe tener ese amor en su corazón.

Después de una vida sobreviviendo, ¿no se lo merece?
 
Si quieres conocerlo, escribe a