KITTY

Sexo: Hembra

Raza: Chihuahua

Tamaño: Pequeño

 A diario vemos historias de perros que son verdaderos dramas, pero hay otras como la de la pequeña Kitty que, desgraciadamente, son peor que una historia de terror y a las que solo los corazones puros y decididos al bienestar animal pueden hacer frente. Esta pequeña perrita ha sufrido lo más grande desde el día en que nació (como seguramente su madre, y la madre de ésta, y así sucesivamente), por un motivo económico. Sí, existen personas tan miserables que solo ven dinero, y hacen oídos sordos a los llantos, aullidos y arañazos de pánico que una indefensa criatura emite cuando está colapsando de dolor entre sus propias heces. Para cuando el animal deja de producir dinero, no vale ni la bolsa de basura en la que se desharán de él de camino a conseguir su reemplazo. La cadena de sufrimiento no debe parar; hay mucho dinero en juego.

 
Kitty llegó a nuestras manos en un estado lamentable. Lo que como hembra le permitía traer vidas estaba quitándole la suya propia. Mientras abortaba crías sin formar y descompuestas, la placenta en su interior se estaba pudriendo generando pus, una altísima fiebre y terribles dolores. 
Tuvo que ser acogida de emergencia y seguir, durante semanas, un riguroso tratamiento de analgésicos y antibióticos junto con ecografías periódicas para ver si conseguía expulsar la placenta o habría que llevarla a quirófano, a pesar del riesgo que ello conllevaría dado su lamentable estado de salud. Finalmente consiguió expulsarla y, por fin, comenzó su vida; a todo lo anterior no se le puede llamar vida, o ni si quiera muerte, porque la muerte libera de dolor y lo que ha sufrido Kitty es indescriptible.
 
Durante su proceso de desarrollo con otros perritos en su casa de acogida, lo más preocupante era darle un pienso especial porque descubrimos en el chequeo médico que tenía cálculos en la vejiga. Poco tiempo después empezamos a notar que caminaba raro y esto nos llevó a más revisiones; la prueba de rayos trajo otra mala noticia (la vida se está pasando con este ser tan bonito y cariñoso a pesar de lo vivido): Kitty necesita dos operaciones, una por rodilla, para corregir luxaciones que le están produciendo una artrosis terrible y altamente degenerativa, y que de no corregirse puede extenderse a sus caderas.
 

 

Kitty necesita 20 padrinos/ madrinas que aporten mínimo 10 euros durante 8 meses.

 
➯  Para inscribirte como padrino/madrina, puedes hacerlo AQUÍ
 
➯También puedes hacer donaciones puntuales con la cantidad que decidas no hay mínimo ni máximo. Todo suma.
 
➯ Si tienes alguna duda o quieres saber algo más, puedes escribirnos al correo apadrina@protectoramalaga.com. Estaremos encantados de contestaros.
 
 

Para donaciones puntuales, puedes hacerlo con el siguiente formulario: