LILI

Sexo: Hembra

Raza: COMÚN EUROPEO

Edad aproximada: 2 años

Tamaño: Mediano

NOMBRE: LILI SEXO: HEMBRA EDAD: 10-03-2018 RAZA/MANTO: COMÚN/ATIGRADA Y BLANCA TESTS: POSITIVA EN SIDA CASTRADA: SÍ FECHA DE ENTRADA: 10-03-2020 HISTORIA: Lili es una gata que ha sobrevivido a una muerte casi segura. Fue abandonada en una colonia, como tantos otros gatos que por desgracia son cruelmente abandonados por sus dueños donde ven que hay más gatos, pensando equivocadamente que sobrevivirán sin problema. Y está claro que la vida de un gato en la calle, y más si viene de una casa, es muy dura. Y una noche aparecieron dos perros por donde estaban comiendo los gatos y el miedo paralizó a Lili, de tal manera que lo perros le atacaron y la dejaron malherida. La persona encargada de la colonia recogió a la gata y se la llevó a su veterinario. No se le detectó daños internos, la peor parte se la llevó la cola, la tenía destrozada. Pero empezó con curas en casa de quien la rescató, que tenía la intención de quedarse con Lili. Pero como ya tenía 4 gatos en casa, decidió hacerle los tests y desgraciadamente Lili dio positiva en sida, así que con todo el dolor de su corazón dejó a Lili en la Protectora. Allí estuvimos haciéndole curas en la cola. El estrés de verse allí en el patio hizo que se le bajaran las defensas, y enfermó por herpesvirus. Pero nuestra Lili se ha recuperado y ya se encuentra otra vez en el patio, esperando que alguna familia le dé por fin el hogar que esta encantadora gata se merece. CARÁCTER: Lili es una gata preciosa, cariñosa y muy buena. Los primeros días fueron duros para ella, no quería salir de un rincón de la habitación. Pero poco a poco ha ido confiando en nosotros y en sus compañeros, todos gatos muy nobles. Cuando estamos en los otros patios le gusta subirse al muro y nos observa con curiosidad. Pero cuando entramos al patio normalmente se va a una balda de dentro, y allí le acariciamos mientras ronronea, y le damos alguna latita, aunque ya comienza a recibirnos fuera, nuestra presencia le reconforta. Aún está asimilando el verse rodeada de otros gatos, no lleva muy bien el verse allí y tememos que sus defensas vuelvan a bajar y caiga enferma. Es una gata que necesita el calor y la seguridad de una familia que la quiera para volver a ser feliz.