Luna

Sexo: Hembra

Raza: Mestizo

Edad aproximada: 5 años

Tamaño: Grande

Algunos recordareis su caso pues fue bastante sonado. Fueron abandonados en la perrera por su dueño: una perrita con media cara paralizada y su hermano, un abuelito sin movilidad en ninguna de sus patas, en una caja.

El abuelito Pongo con quince años, estuvimos semanas curando sus llagas, realizándole fisioterapia dos veces al día, intentando que algo de comida y amor recubrieran su esqueleto y todo fue en vano. Tuvimos que acabar despidiéndonos de él.

Luna sufrió un ictus debido a un gran traumatismo, ¿alguien no es capaz de imaginarse qué le pudo pasar? Creemos que está bastante claro.

Eso le ha dejado media carita paralizada, apenas ve por un ojo y tampoco tiene mucha fuerza en la mandíbula. Anda un poco tambaleante pero para ella no es un problema.

Debido a su vida tan dura, nuestra Luna es una perrita muy muy especial que hay que saber entender. Quizás sea por eso que más de uno estamos enamorados de ella.

Al principio desconfía un poco, sobre todo si la manipulación viene desde el lado que no ve tanto. Para nosotros es simple: siempre nos dirigimos a ella por el lado que ve perfectamente. Le hablamos mucho y la tranquilizamos, y la verdad que es una romántica empedernida: le encanta que le besen la carita, que se la estrujen, que le hagan pedorretas. Ella resopla y restriega su cabeza contra ti, en busca de más. El resto del cuerpo le cuesta más así que te regaña... pero si lo vas haciendo poquito a poco, ella se va convenciendo de que no le quieres hacer daño. Todo esto ha mejorado mucho pues hacemos ejercicios de natación con ella y mientras está concentrada nadando, aprovechamos para manipularla más y que aumente su confianza y la verdad es que nuestra Luna ha mejorado muchísimo.

Es sociable con otros perros, solo que no le gusta que le molesten mucho. Y si el perro tiene la energía adecuada y sabe como enamorarla, acabará jugando con él como una adolescente.

Tiene una energía muy bajita, es bastante tranquila y le gusta pasear, aunque de vez en cuando se da una torpe carrera tras la pelota. A pesar de su baja actividad, preferimos para ella una casa con más espacio donde no se sienta encerrada y pueda pasear a sus anchas.

Pasea muy bien con la correa y se le puede colocar el arnés e incluso el bozal. Le gusta mucho pasear, así es como libera su mente, aunque a un ritmo tranquilo ya que no es tan ágil como un perro normal. Ha salido en numerosas ocasiones al exterior y se comporta muy bien, además pasea muy bien en coche.

No le gusta que la molesten comiendo ni compartir su comida y es una regañona, aunque si la entiendes es fácilmente manejable.

Nuestra Luna es tremendamente especial y esto significa que buscamos para ella una familia igual de especial. Que sepan darle su tiempo y su espacio, que sepan entender que ha tenido una vida de mierda y que su forma de ser ha sido su forma de sobrevivir. Pero sobre todo, buscamos una familia que sepa cómo quererla. Es lo único que necesita.

 

Si quieres saber más sobre ella, escribe a

moduloc@protectoramalaga.com