Mamba

Sexo: Hembra

Raza: American Bully X

Edad aproximada: 2 años

Tamaño: Mediano

¿Cómo le explicamos a nuestra Mamba qué hace aquí en el refugio?¿Cómo se le dice que está aquí por ser uno de esos casos en los que para su familia solo es una raza de moda? ¿Cómo se consuela un alma rota que anhela salir por esa puerta y volver al calor de un hogar?

No tenemos palabras y argumentos que puedan consolar lo mal que Mamba lo está pasando en el refugio, así que solo nos queda luchar. Luchar porque Mamba se adapte lo mejor posible y por encontrarle la mejor familia, la que ella se merece.

 

Mamba llegó a nosotros porque fue encontrada en la calle. Por el carácter que presentaba, parecía una perra casera pero, como la mayoría de su raza, no tenía microchip, seguramente para que cuando llegase el día de mañana que no la quisiesen, poder dejarla en cualquier sitio sin problemas.

 

Nuestra pequeña, a pesar de ser una perrita joven, no se trata de una perra muy activa, y disfruta de sus ratos de relax, tomando el sol con la panza arriba. Sin embargo, le encanta dar sus paseos y estar sus ratos de juego con los voluntarios. Perros como ella, son conocidos como “Perros Potencialmente Peligrosos”, pero a Mamba deberían catalogarla como perra POTENCIALMENTE PEGAJOSA, ya que es una perra ultra cariñosa que se desvive por estar en compañía de las personas y le encanta sentarse sobre ti como un bebe y comerte a besos.

 

Ella solo necesita su rutina de paseos diarios y sus momentos de cariño para ser feliz y sentirse la perra más afortunada del planeta. Es una perra totalmente apta para cualquier tipo de familia y hogar.

 

Por otro lado es una perra que sabe pasear muy bien con la correa y la cual se porta muy bien ante cualquier situación, ya sea en los momentos de las curas, donde espera paciente a que terminemos y nunca rechista. Con el bozal estamos trabajando poco a poco en ello, pero va mejorando y poco a poco conseguiremos que se acomode a él.

 

Con otros perros, es una perra que, inicialmente se mostraba algo reticente a ellos,pero poco a poco está sacando ese lado sociable y juguetón y se muestra más receptiva a relacionarse y jugar con ellos. Se ha probado con machos y con hembras y se ha mostrado sociable con ambos casos, aunque lo único que nos queda por terminar de enseñarle es a que juegue de forma un poco más relajada, ya que a veces no es consciente de su fuerza y puede ser algo bruta, pero lo hace sin maldad ninguna.

 

Sabemos que Mamba tiene todas sus esperanzas puestas en nosotros para que le encontremos un hogar feliz, y nosotros no estamos dispuestos a defraudarla. Para ella buscamos una familia que vea en ella algo más que su belleza, que vea lo magnífica que es y la gran compañera de familia que puede llegar a ser. No estamos dispuesto a permitir que Mamba siga pasándolo mal en el refugio, y aunque nosotros demos todo de nuestra parte por lograrlo, necesitamos de tu ayuda para poder sacar a Mamba.

 

Si quieres ser tu, esa persona que quiera darle a nuestra Mamba el final que tanto se merece, escríbenos a:

 

modulob@protectoramalaga.com