Noa

Sexo: Hembra

Raza: Mastín

Edad aproximada: 6 años

Tamaño: Grande

NOA SÓLO NECESITA AMOR

Encontrarle un hogar a Noa se presenta difícil: nuestra niña es una perrita muy especial.

Pedimos ayuda a nuestro adiestrador para aprender a entenderla y su diagnóstico fue claro: lo único que necesita Noa es amor, mucho amor.

Siempre fue una perra guardiana. Vivía en una nave industrial, solita. Sus dueños nos escribieron: el vecino amenazaba con envenenarla y ellos no iban a llevársela a su casa. Así que o nos la quedábamos o su vida corría serio peligro.

Nos prometieron que era buenísima y no lo dudamos pues somos muchos los que en su día le dedicamos un poquito de tiempo y acabamos enamorándonos de ella, pero no vamos a negar que es muy especial y necesita una familia igual de especial que ella.

Siempre ha vivido sola, a pesar de adorar a las personas. Para ella es difícil pues está deseosa de recibir cariño pero a la vez tiene miedo. Ella lo intenta y mucho, sólo hay que respetar sus ritmos pues se agobia y se defiende por puro miedo, sobre todo de los hombres. Para nosotros es fácil: la mimamos cuando ella nos lo pide, la mayor parte del tiempo. Es muy fácil ganársela con comida y cuanto más le des, más te querrá.

Te ve venir desde lejos y ya te mueve su largo rabo y te mira atenta, qué contenta se pone al vernos. Y en cuanto le prestas un poquito de atención en el patio, se vuelve una auténtica cachorra y empieza a correr dando brincos.

Pasea muy bien con la correa, sin tirones e ignorando a otros perros. Aunque no le gustan mucho las cercanías con ellos pues siente que le van a hacer daño y se defiende.

Es muy limpita: hace sus cositas en el chenil lo más cerca posible de la puerta y se mantiene arriba del escalón, no quiere bajar a ver si se va a manchar sus patas.

Todo será mucho más fácil en un hogar donde las personas sean siempre las mismas y sea un ambiente relajado y tranquilo, no como el ambiente hostil del refugio. Un hogar con espacio, quizás una casa en el campo en la que ella pueda moverse a sus anchas y recibir mimos y cariños de su familia cuando ella quiera.

La verdad que a ojos de cualquiera parece un imposible pero si lo piensas, si lo piensas de verdad, lo único que necesita Noa es amor.

Ahora tenemos que buscar a alguien que esté dispuesto a dárselo.

 

 moduloc@protectoramalaga.com