Olimpia

Sexo: Hembra

Raza: Mastin español

Edad aproximada: 6 años

Tamaño: Grande

Ref: 19003

A Olimpia la trajo su dueña al refugio alegando que tenía mal carácter. Y tras conocerla nosotros os podemos decir que lo único que pasaba es que no le dedicaban ni un mínimo de cariño ni de tiempo. ¡En seis años!

Las primeras semanas ella mantenía sus límites ante ciertas manipulaciones o incluso en la puesta del bozal. Pasado ese tiempo, no os podéis ni imaginar el regalo que nos hizo aquella primera vez que se acercó contoneante a un voluntario y se tiró automáticamente al suelo regalándole su barriga, pidiéndole cariño. ¡Rompimos su barrera!

Ahora va de voluntario en voluntario en el patio pidiendo mimos y más mimos. Cómo cambia su cara cuando recibe una caricia o incluso cuando es cepillada y como no le prestes atención, te mira dándote con su pata pidiendo que le hagas caso. Y si la provocas, acaba jugando contigo al pilla-pilla en el patio y es muy graciosa viéndola tan grandota corretear y jugando a esconderse.

Tiene una energía muy tranquila. Le gusta mucho pasear y lo hace muy bien con la correa, aunque cuando quiere oler con curiosidad hay que tener en cuenta que es una perrita grande.

Se lleva muy bien con otros perros. Hace poco la sacamos a pasear y estuvo con decenas de perros desconocidos y no tuvo problemas con ninguno. Al tener una energía tan tranquila, se agobia con perros nerviosos y activos, aunque a la mínima corrección ella se mantiene a tu lado de forma obediente. Convive con un macho tranquilo y no tiene ningún problema.

Es muy inteligente, conoce órdenes básicas para sentarse y dar la pata. Aunque la verdad es que si hay comida de por medio, ella se sienta sin que se lo pidas. Igualmente, hace poco robó un paquete de salchichas y al regañarla, lo soltó enseguida. Al principio de llegar, no aceptaba el bozal pero hicimos un juego con ella y le poníamos salchichitas dentro... ¡pues a la tercera vez ya era ver el bozal vacío y se ponía loca de contenta!

Esto es lo que hace el respeto, el amor y la paciencia: hay que respetar sus tiempos y sus límites respondiéndoles en todo momento con amor y confianza, después de eso tan solo hay que esperar y se hará la magia.

Por eso buscamos para Olimpia una familia que vea en ella lo que nosotros hemos visto, una perrita increíblemente preciosa por dentro y por fuera.  


 

Si quieres saber más sobre ella, escribe a