Pelichona

Sexo: Hembra

Raza: Podenco

Edad aproximada: 12 años

Tamaño: Mediano

Este animal está reservado, si estás interesado en él revisa su estado en los próximos días.

PELICHONA, UNA ANCIANITA QUE NECESITA DESCANSAR.
 
La vida da muchas vueltas, nos lleva y nos trae, y nos sorprende, pero para algunos perros la vida es siempre igual, desde cachorritos entrenados cazando, viviendo en grupos, compartiendo suelo y comida con sus compañeros,  y saliendo al campo cuando les toca, para al final, cuando hay que jubilarse, que llegue ese gran cambio, y su dueño coja el camino del Zoosanitario para abandonarlos, porque ya no valen, no corren o no olfatean igual las presas, con la sana intención de que no salgan de allí. Eso le ha ocurrido a Pelichona, pero ella ha tenido suerte, porque ahora está con nosotros.
 
Pelichona no es una podenca activa, o ya no lo es, tal vez sí lo fue hace tiempo, pero ahora tiene 11 años, y es tranquila y dulce, ni se nota que está. Comparte chenil con varios perros más, algunos más enérgicos que ella, y siempre está apartadilla, buscando descanso. Cuando llegamos los voluntarios, sale a recibirnos contenta, es muy cariñosa, levanta las patas delanteras y se pone de pie para que la acariciemos, pero no monta escándalo ni se pone nerviosa. Es equilibrada  y serena.
 
Probablemente la Protectora sea la mejor vida que ha conocido nunca, pero, así y todo, no es un lugar para ella, ni para ninguno. La Protectora solo debe ser un sitio de paso, ella está muy delgada y come poco, necesita una atención más personalizada, más tiempo del que podemos dedicarle, porque hay muchos. Pelichona necesita una casa donde descansar y pasar los años que le quedan de vida, con un cariño a tiempo completo y dedicación, alguien que la pueda cuidar y la ayude a comer.
 
Vamos a demostrarle a Pelichona que este último cambio en su vida va a ser el mejor, que va a tener una familia que la quiera y le enseñe lo agradable que se vive en una casa, con cama y agua limpia, y mimos para ella sola. Necesita que la enseñen a comer bien, seguro que con tranquilidad lo hace, y se recupera antes, que rellene esos huesecillos con un poco de carne y se pondrá preciosa.
 
Pelichona se puede acoger temporalmente para sacarla del duro suelo y el calor insoportable de la Protectora, mientras llega su familia definitiva, o adoptarse definitivamente y darle todo el amor que ella se merece para siempre. Si estás interesado en alguna de las dos opciones, envía un correo a Geriatrico@protectoramalaga.com. Contactaremos contigo.