Ragnar

Sexo: Macho

Raza: Mestizo

Edad aproximada: 7 años

Tamaño: Grande

Que gracia nos hacen cuando conocemos casos de abandono animal y al preguntar a sus dueños la respuesta es: ¡pero si el perro está bien! Desnutrido, con heridas infectadas y purulentas recubiertas por gruesas costras de sangre seca, por todo tu cuerpo, un pelaje sin brillo, un cuerpo donde lo que más atención llamaba eran tus marcadas costillas, y como era de esperar, encerrado y cautivo entre 4 paredes las 24 horas del día, los 7 días de la semana; pero Ragnar, nosotros es que somos unos exagerados. Tu estabas estupendamente.

Si de verdad alguien considera eso bienestar animal que venga y nos los diga, porque o estamos muy equivocados sobre lo que es la calidad de vida, o es que hay personas que tienen ese concepto bastante distorsionado. Por suerte, y como era de esperar, tu dueño no te quería. Para él solo eras un mero utensilio que le vigilaba su recinto y nada más, por lo que no fue difícil que te dejara marchar con nosotros.

Ragnar, después de todos los cuidados y mimos que ha recibido en su recuperación, vuelve a sonreír y hemos dejado atrás a ese perro triste, apático y sin ganas de vivir que era. Ahora es un perro nuevo y muy alegre al que le encanta estar junto a las personas y colmarlas de mucho cariño y besitos. Es un perro juguetón de una energía media, que disfruta como el que más de sus ratos de paseo y juego en el patio, disfrutando de aquello que hasta ahora no había podido disfrutar, de la libertad.

Se trata de un perro apto para cualquier familia, ya que se lleva bien con los más pequeños de la casa, así como con los gatos, por los cuales siente curiosidad, pero siempre desde el respeto, por lo que no tendrá ningún problema con ellos.

Debido a su larga vida de cautiverio, Ragnar está conociendo y aprendiendo muchas cosas, entre ella, a caminar con la correa, algo que poco a poco estamos consiguiendo y a conocer el mundo exterior, ya que todo es nuevo para él, por lo que ha de aprender a cómo comportarse en cada situación, lo cuál está aprendiendo a hacer muy bien.

Respecto a su relación con otros perros, sabemos que Ragnar es compatible con perras y se lleva bien. Respecto a otros machos, es cierto que todavía no ha sido testado, pero creemos que con aquellos que sean sociables y no muestren un carácter violento o agresivo hacia él, no tendrá problemas.

Esperamos que tras todo lo que Ragnar ha vivido y sufrido, alguien se apiade de él y le brinde la oportunidad de poder conocer lo qué es formar parte de una familia, donde el cariño y el amor sea lo único que tenga Ragnar el resto de su vida, y que esté dispuesta a enseñarle todo ese mundo nuevo que, hasta ahora, Ragnar desconoce.

Si quieres conocer a Ragnar, escríbenos a:

 

geriatrico@protectoramalaga.com