Saimon

Sexo: Macho

Raza: Mestizo

Edad aproximada: 8 años

Tamaño: Grande

Ref: 19913

 De cigarrillos. Las cicatrices de su cara son quemaduras de cigarrillos. 


Ha vivido ocho años de mierda, maltratado físicamente y psicológicamente. Así que nuestro Saimon no ha tenido buena vida.

Se cruzó un ángel en su camino, lo rescató y nos lo trajo. Ahora buscamos otro ángel que le dé una vida de verdad.

Es un perro muy especial y sensible, no es para menos, lleno de cicatrices por fuera y por dentro. No sabe lo que es que alguien lo trate con cariño así que simplemente no busca interactuar con nosotros. ¿Para qué?, pensará. ¿Para que me pegue?, ¿para que me grite?, ¿para que me queme?. 

Así que en cada paso que da puedes ver que es un superviviente, que ha adaptado su forma de ser, de moverse, de relacionarse... para poder sobrevivir a ese infierno.

Si bien no rehuye del humano, no busca cercanía con nosotros. Con comida intentamos convencerle de que si lo tocamos es con cariño y con amor, que ya no habrá más daño. Para las manipulaciones más complejas, le ponemos el bozal y el pobre ni se resiste ni se queja, sabe que no le queda escapatoria. 

Aun teniendo ocho añitos, es bastante enérgico. Disfruta muchísimo correteando por el patio y paseando por el exterior del refugio. Por lo que sería genial para él una familia activa.

Se pone nervioso con otros perros, quizás es que se ha relacionado poco con ellos. Luego, con su compañera de jaula es un sumiso y tenemos que darle nosotros de comer porque la señora no lo deja y él ni protesta.

Necesita una familia con paciencia, que se compadezca. Una familia sensible, que lo mire con amor y que no espere nada. Que se emocione con cada gesto de evolución de Saimon, que lo haga olvidar. 

La verdad es que necesita una obra de caridad, y se la merece. No puede ser que esto sea lo único que tenga la vida reservado para Saimon.
 

 

 Si quieres saber más sobre él, escribe a