Silver

Sexo: Macho

Raza: Podenco

Edad aproximada: 1 años

Tamaño: Pequeño

No es la primera vez que vemos un caso como el suyo: podenco esquelético llega a la Protectora muerto de miedo, no sabemos ni dónde viene, ni por lo que ha debido de pasar, pero quizás sea mejor no saberlo.

En su primer día con nosotros, le reubicamos en una jaula para que tuviera otros compañeros con los que jugar y no estuviera solo, pero no les hizo caso alguno, daba vueltas y más vueltas alrededor del patio sin parar de jadear.
Completamente desubicado, y con mucho miedo, no quería acercarse a los voluntarios, ni entendía qué estaba pasando, pero no quería que le hiciesen más daño del que ya había sufrido.

Tuvimos que enseñarle que la vida podía ser mejor de lo que él conocía, con trabajo, paciencia y cariño, conseguimos que se relajase, empezó a relacionarse con el resto de sus compañeros perrunos, y descubrió lo que era una caricia, pero lo más importante de todo, descubrió las pelotas.

Nuestro pequeño suricato, adora jugar con las pelotas, lo llamamos así porque se pone sobre sus dos patitas traseras esperando a que le lances una, luego te la trae y te la deja en tus pies para que vuelvas a lanzársela.

Otro de sus descubrimientos, es el agua, le encanta jugar en el agua, porque claro ¿a quién no le gusta darse un chapuzón?

Es increíble ver cuánto ha cambiado, ahora es un disfrutón, en sus ratos de patio no para de ir de un voluntario a otro correteando para jugar, cuando no está metido en el agua.

Además, hemos tenido la oportunidad de pasearlo fuera del refugio, tanto por el monte como por ciudad, nuestro peque en el monte más que un perro parecía una cabrilla montesa, disfrutaba tanto.
Por la ciudad también paseaba genial, se cruzaba con otros perros y no tenía ningún problema, aunque si escuchaba algún ruido muy fuerte se asustaba un poquito, pero es algo normal al no estar acostumbrado.

Silver se lleva bien tanto con hembras, como con machos, sabe pasear con la correa estupendamente, y ha perdido sus miedos y su desconfianza convirtiéndose en un perro lleno de alegría y ganas de vivir, por eso queremos encontrar una familia que vea lo maravilloso que es.