Simba

Sexo: Macho

Raza: Mestizo

Edad aproximada: Menos de 1 año

Tamaño: Mediano

Ref: 19900

 Su mamá es Peggy Lee. Llegó al refugio con su camada de bebés. Cuando son tan chiquitos y tan bolita se adoptan rápido. Pero cuando llega el momento de corresponder en compromiso y responsabilidad, algunos de ellos acaban volviendo, algunas familias acaban fallando. Y así es como Simba Lee vuelve a estar con nosotros. 

La mamá de Simba es una perrita miedosa y parte de este miedo lo heredó Simba. Por eso lo abandonó su familia. 

Simba llegó a la protectora sin entender que hacía ahí y no confiaba en nosotros, no confiaba en nadie que no estuviera dentro de su círculo. Pero en cuanto le demuestras seguridad y cariño y rompes esa barrera inicial, en pocos minutos lo tienes en tu regazo retorciéndose de amor y comiéndote la cara, pero a lametazos. 

Ahora para él la prote es su nuevo círculo, y sin distinguir entre extraños y conocidos, con todos se muestra como un cachorrón desenfadado y sociable, divertido y juguetón.

Es todo un regalo pasar tiempo con él porque disfruta cada minuto con los voluntarios. Es un perro cariñosísimo y adora llenar de besos a las personas y da saltos de alegría.

Es feliz recibiendo caricias, besos, atención... 

Es un perro activo y juega a la pelota con entusiasmo junto a otros perros, machos y hembras, con los que convive como hermanos.

Pasea bien en la correa aunque es un cachorro curioso que quiere explorar el mundo.

Sabemos que convive con niños sin problemas. Pero necesita un poquito de ayuda para aprender que aquello desconocido que viene de fuera no es una agresión, que nadie quiere hacerle daño. Tan solo necesita un poquito de paciencia y amor a raudales. También creemos que si la familia tuviese otro perrito simpático, sociable y juguetón esto ayudaría a que Simba descubriese por sí mismo que el mundo es un lugar muy bonito.

Es perfecto para aquellas familias que quieran un perro activo, divertido y cariñoso con el que compartir aventuras.

 

 Si te has enamorado de él, escribe a

 

Aunque después de ver estas imágenes... ¡¿Cómo no estarlo?!