Sony

Sexo: Macho

Raza: Podenco X

Edad aproximada: 4 años

Tamaño: Mediano

Ref: 19868

¡Este animal ya ha sido adoptado!

Tiene solo cinco añitos y ha vivido mil aventuras, a cada cual más pintoresca. Y todas ellas culpa del ser humano.


Su historia conocida comienza cuando hace unos dos años su dueño lo abandona en la perrera. Tras unos meses, es adoptado para dejarlo en una parcela y meses después lo vuelven a abandonar en la perrera porque se escapa. Allí vuelve a ser adoptado por una pareja que realmente no tenían un hogar y lo usaban para pedir en la calle. Así que finalmente es requisado por la policía que vuelve a dejarlo en la perrera, donde pasa meses hasta que por fin su situación vuelve a ser regularizada y por fin podemos rescatarlo. Con la esperanza de ayudarlo a encontrar una familia de verdad, estable y segura, que lo valore tanto como para convivir con él y que si surge un problema, se solucione y esa solución no sea el abandono. Porque de eso se trata la familia.

Por suerte, Sony en ningún momento ha perdido su capacidad de dar abrazos, ni las ganas. No ha perdido su alegría, su forma de querer a los humanos ni de demostrarlo. 

Es un perro feliz, que juega con humanos y perros. Se pasaría la vida jugando. Le encanta la pelota, hace piruetas sobre sí mismo y corre dando graciosos saltos tras ella. 

Es muy sociable con otros perros. Le encanta jugar con ellos ya sean machos o hembras, y lleva semanas conviviendo con machos distintos sin problemas. A veces los observamos a escondidas y lo vemos en la jaula jugando, ajeno a la realidad.

Pasea muy bien con correa. Va contento moviendo su rabito e ignora a los perros con los que se cruza.

Pero lo que tenemos claro que más le gusta en este mundo son las personas, personas a las que dar y de las que recibir amor. Es un perro ultracariñoso, perfectísimo si hay niños en la familia con los que jugar y a los que dar abrazos y lametones.

Nuestro Sony tiene un carácter maravilloso, tiene energía media pero no es un perro complicado. Es un dulce que se deshace en cuanto recibe un poco de amor y que transmite alegría allá por donde va.

A pesar de tantos abandonos, de tantas personas en su vida... él se ha adaptado a todo sin una pizca de rencor. ¿Imagináis cuánto podría ofrecer en una familia de verdad?

Ojalá esas ganas de vivir y de querer un día se vean recompensadas.  

 Si quieres saber más sobre él, escribe a