Soraya

Sexo: Hembra

Raza: Golden Retriever X Chow Chow

Edad aproximada: 2 años

Tamaño: Mediano

La corta vida de Soraya hasta ahora ha sido triste. Vivía atada en una nave industrial, se escapaba y rondaba por allí, con el peligro de ser atropellada. Era una perra desconfiada y triste, que comía de lo que le ofrecían los vecinos de alrededor. 

Finalmente, la Policía intervino y esta belleza acabó en nuestro refugio. 

Al principio lo pasaba francamente mal, no se adaptaba a estar encerrada, no se adaptaba a tanta gente desconocida. Siempre estaba tumbada en una esquina, mirándonos desde abajo, sin inmutarse. Aunque siempre evitaba que la tocásemos, que le pusiésemos la correa, que nos acercásemos a ella. Incluso a algunos voluntarios los echaba de la jaula ladrándoles sin parar, muerta de miedo. 

Así que empezamos a hacerlo todo de forma muy suave y delicada con ella, poquito a poco. Y hemos descubierto un verdadero dulce.

Es sumamente cariñosa, ella quiere recibir mucho cariño y va de voluntario en voluntario para que le acariciemos la cabecita. Aunque todavía hay cercanías a las que no está acostumbrada y ya lo que hace es dar un pequeño grito a la vez que un salto y sale corriendo asustada. Aun así tiene muchísimas ganas de avanzar y de aprender a confiar.

Al principio, rehuía para ponerle la correa. Ahora se la podemos poner sin problemas y pasea de una forma excelente, sin tirones y a nuestro lado. 

Es totalmente sociable con otros perros, incluso ha habido una jaula en la que la acosaban sin parar y no la dejaban moverse ni comer, y ella ni se defendía. También es sociable con gatos. 

Es sociable con niños, incluso parece que le gustan. Aunque es una perrita especial y es mejor darle su tiempo para adaptarse.

No estaba acostumbrada ni siquiera a que le limpiasen los oídos, nunca se lo habían hecho y había que ponerle el bozal. Pero ya ha aprendido y se deja sin quejarse y sin ningún mal gesto.

Tiene una energía muy tranquila así que podría convivir incluso en un piso, todavía no la hemos visto correr si quiera. Prefiere andurrear por el patio y olisquear. 

Soraya es una perrita muy especial, está avanzando a pasos agigantados porque ella quiere avanzar, quiere confiar. Así que necesita una familia muy especial, que la acompañe en cada paso, que respete sus ritmos. Se emocionarán con cada avance, con cada cambio que aprecien en ella. 

Soraya se merece ser feliz por fin. 

 

 moduloc@protectoramalaga.com